Grupo Acerca
cambio-de-trifásico-a-monofásico

Cambio de trifásico a monofásico

En la búsqueda constante por reducir el coste de las tarifas de luz, muchas empresas y hogares demandan estrategias para optimizar el consumo y disminuir el precio de las facturas mensuales. Una opción que ha ganado popularidad en los últimos tiempos es el cambio de sistemas de alimentación eléctrica de trifásico a monofásico. Este cambio puede resultar en un ahorro significativo en términos de costes operativos y de mantenimiento, sin comprometer la eficiencia energética de las instalaciones. En Grupo Acerca estudiamos el cambio de trifásico a monofásico, su viabilidad y los beneficios que puede ofrecer.

Cambio de trifásico a monofásico

Antes de adentrarnos en los detalles de por qué el cambio de trifásico a monofásico puede ser beneficioso, debemos comprender las diferencias entre estos sistemas de alimentación eléctrica.

cambio-de-trifásico-a-monofásico

Diferencia entre el sistema monofásico y el sistema trifásico

El sistema trifásico consta de tres conductores (fases) que suministran corriente alterna a una instalación eléctrica. Es comúnmente utilizado en aplicaciones industriales y comerciales debido a su capacidad para manejar cargas pesadas de manera eficiente.

Por otro lado, el sistema monofásico utiliza un solo conductor para suministrar corriente alterna a la instalación. Es ampliamente utilizado en aplicaciones residenciales y comerciales ligeras por su simplicidad y precio de instalación.

¿Por qué hacer un cambio de trifásico a monofásico?

Existen varias razones por las cuales una empresa o vivienda puede considerar el cambio de trifásico a monofásico:

  • El sistema monofásico suele tener costes operativos más bajos en comparación con el trifásico. Gracias a una menor cantidad de equipos y componentes para su funcionamiento, se consiguen menos gastos de mantenimiento y reparación.
  • En muchos casos, se dan tarifas eléctricas más baratas para sistemas monofásicos que para trifásicos. Al cambiar a un sistema monofásico, las empresas y hogares pueden beneficiarse de estas tarifas más favorables y reducir así el precio de sus facturas de luz.
  • El cambio de trifásico a monofásico puede requerir una revisión y optimización de la distribución de carga eléctrica en la instalación. Esto conduce a un uso más eficiente de la energía.  En última instancia, se consigue a una reducción adicional en los costes operativos.
  • El cambio a un sistema monofásico puede proporcionar una mayor flexibilidad y adaptabilidad en términos de expansión y modificación de la infraestructura eléctrica.

cambio-de-trifásico-a-monofásico

Consideraciones del cambio de trifásico a monofásico

Si bien el cambio de trifásico a monofásico puede ofrecer numerosos beneficios, también debemos tener en cuenta algunas consideraciones:

  • Es fundamental evaluar las cargas eléctricas existentes y futuras de la instalación para determinar si el sistema monofásico puede satisfacer adecuadamente las necesidades de energía. En algunos casos, puede ser necesario realizar modificaciones adicionales para garantizar un suministro eléctrico seguro.
  • El cambio de sistemas eléctricos puede implicar interrupciones en la operación normal de la instalación. Por ello, debe planificarse con anticipación y minimizar cualquier tiempo de inactividad potencial mediante una coordinación adecuada con los proveedores de servicios eléctricos y los contratistas.
  • Hay que cumplir con las normativas y regulaciones locales relacionadas con la instalación y modificación de sistemas eléctricos: obtención de permisos, realización de inspecciones…
  • Dada la complejidad involucrada en la modificación de sistemas eléctricos, es recomendable consultar a profesionales calificados y experimentados en ingeniería eléctrica para garantizar que el proceso se lleve a cabo de manera segura y eficiente.